anterior autor siguiente

  LA VIDA EMPIEZA A CORRER...

La vida empieza a correr
de un manantial, como un río;
a veces, el cauce sube,
a veces, el cauce sube,
y otras se queda vacío.

Del manantial que brotó
para darte vida a ti,
ay, ni una gota quedó
para mí:
la tierra se lo bebió.

Aunque tú digas que no,
el mundo sabe que sí,
que ni una gota quedó
del manantial que brotó
para darte vida a ti.

autógrafo

Nicolás Guillén


subir volver El son entero (1947)   siguiente anterior
Voz: Nicolás Guillén Voz: Nicolás Guillén

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio