anterior autor siguiente

        BONSAL

Bonsal llegó en el viento. Este Bonsal
es el Embajador. Animal
ojiazul, peliplúmbeo, de color
rojicarne, que habla un inglés letal.
(¿Cómo se dice? ¿Bónsal? Oh, señor,
es igual).

Sonrisas. Las sonrisas
arden como divisas.
Saludos. Los saludos
son suaves gestos mudos.
Promesas. Las promesas
anuncian largas mesas.
Y el águila imperial.
Y el dólar y el dolor.
Y el mundo occidental.
Bonsal. Este Bonsal
es el Embajador.

¿Qué quiere? Que Fidel
hable un poco con él.
Que la gente medite,
que no proteste o grite.
Que el campesino aquiete
su rifle y su machete.
Que vaya cada cual
a refrescar su ardor
con agua mineral.
Bonsal. Este Bonsal
es el Embajador.

Cuba por fin en calma. No Martl.
No Maceo. \flashington es mejor.
¿El General? ¡Oh, no, la capital!
Y continuar asl,
como quiere Bonsal,
que es el Embajador.
Noche. Ni un tesplandor.
Sopor. Guardia Rural.
¿De acuerdo?
                  —No, señor.

autógrafo

Nicolás Guillén


subir volver Tengo (1964)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio