anterior autor siguiente

  ATARDECER

íbamos entre cardos,
por la huella.

La vaca me seguía.

No quise detenerme,
darme vuelta.

La tarde, resignada,
se moría.

Íbamos entre cardos,
por la huella.

Su sombra se mezclaba
con la mía.

Yo miraba los campos,
también ella.

La vaca, resignada,
se moría.

autógrafo
Oliverio Girondo


subir volver Persuasión de los días (1942)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio