anterior autor siguiente

  NOCTURNO 6

Buenas noches, lechuza.
Me agrada la presencia de tus ojos callados,
y ver pastar las sombras debajo de los árboles.

Pero hay algo esta noche,
desazonado,
hueco,
latente,
inexpresado.

¡Ah! Lechuza. Lechuza.
¡Si tuviese tu quena!...
¿Será el viento,
la sombra?

Está aquí.
En la nuca.
A mi espalda.
En tus ojos.

¡Por favor!
No te rías.
No te rías, lechuza.

autógrafo
Oliverio Girondo


subir volver Persuasión de los días (1942)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio