anterior autor siguiente

  TÓTEM

¿merezco su presencia?
¿Me sacaré el sombrero?

Bien plantado en la tierra,
las nubes se enmarañan en sus duros cabellos.

Me detengo y escucho.

Sus millares de manos
rasguean en el aire una canción de lluvia:
“El clamor de lo verde”.

Torna luego a la calma.

Aunque vive tan alto que ignora mi existencia
no quiero perturbarlo.

¡Quién pudiera decirme si es un dios o es un árbol!

autógrafo
Oliverio Girondo


subir volver Persuasión de los días (1942)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio