anterior autor siguiente

  FIDELIDAD

“¡Vamos!”, dice el pañuelo.
“Bueno. ¡Vamos!”, la cama.
“¡Vamos!   ¡Vamos!”, la colcha,
las sábanas, la almohada.

Los botines
—¡qué tristes!—
me miraron,
—dormía—
y después de un momento:
“Nosotros nos quedamos”.

autógrafo
Oliverio Girondo


subir volver Persuasión de los días (1942)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio