anterior autor siguiente

        555 EL MUERTO EN NAGASAKI

Entramos en un bosque furiosamente quemado,
violentamente abrasado.

Extraños árboles de pie nos ofrecieron frutos
llamados ascuas, flores llamadas brasas.

De estos árboles o frutos o flores
la quemadura es la sustancia, el ojo en llamas:

ascuas florales, quemaduras arbóreas,
brasas frutales son.

Y había flamencos de carbón que cantaban pavesas.

Sólo al muerto en incendio
le es dado ver esas canciones

autógrafo

Óscar Hahn


subir volver Arte de morir   (1977)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio