anterior autor siguiente

            A LAS DOCE DEL DÍA

Estaba tendido boca arriba en el parque
mirando el cielo azul esplendoroso

Sentía el frescor de la brisa
sobre mi rostro caliente por el sol

De pronto noté la inmovilidad absoluta de los árboles
Un gran silencio descendió sobre el paisaje

En la superficie del lago pero sin tocar el agua
aparecieron las esferas

Me senté apoyado contra un árbol para verlas mejor

Eran las doce del día
y de golpe empezó a anochecer

Las esferas estaban suspendidas sobre el agua fija
claramente visibles en la oscuridad

Una pista de aterrizaje se encendió a la distancia

Las esferas despegaron a toda velocidad
y de súbito estaban encima mío

No eran de metal sino de materia orgánica
Blancas con una circunferencia azul en el centro

Y me miraban fijamente

Después desde las esferas me vi a mí mismo
sentado en el pasto con las cuencas vacías

Me vi levantándome penosamente en la oscuridad

Me vi avanzando a tientas por el parque allá abajo
hasta que la Tierra fue un punto borroso en el cosmos

A las doce del día
Desde la constelación de Andrómeda

autógrafo

Óscar Hahn


subir volver Versos robados   (1995)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio