anterior autor siguiente

        SABIDURÍA

Nada a las fuerzas próvidas demando,
pues mi propia virtud he comprendido.
Me basta oír el perennal ruido
que en la concha marina está sonando.

Y un lecho duro y un ensueño blando;
y ante la luz, en vela mi sentido
para advertir la sombra que al olvido
el ser impulsa y no sabemos cuándo...

Fijar las lonas de mi móvil tienda
junto a los calcinados precipicios
de donde un soplo de misterio ascienda;

y al amparo de númenes propicios,
en dilatada soledad tremenda
bruñir mi obra y cultivar mis vicios.

autógrafo

Porfirio Barba Jacob


subir volver Poemas intemporales (1943)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en la web en ARGOS Revista de Literatura. Antología de la poesía mexicana del siglo XX. Visítelo en el siguiente enlace: