anterior autor siguiente

        LO DEMÁS ES SILENCIO
                18

Desde el automóvil —la luz en rojo—
yo los veo pasar en fila india.
Adelante va el viejo.
Sus pasos amplios, dobladas las rodillas, la cabeza inclinada,
como animal que han castigado muchas veces.
En la mano la bolsa,
y no sé adivinar, pero allí pareciera
residir el precario equilibrio de su cuerpo.
Detrás, alto el mentón,
los ojos más allá de esta calle, en otra calle,
un hombre en sus treinta años va montado.
Y el niño atrás. hijo seguramente, tal vez nieto,
apretando su paso detrás de los mayores.
Vienen de levantar casas de otros
cuyos nombres ignoran. Han lavado sus manos,
han intentado acaso sacar la dura mugre de sus uñas,
y sus cabezas
mojadas y peinadas
brillan con el sol poderozo de la tarde.
Pasa la luz a verde
y yo los dejo
caminando a su ciego punto muerto.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Lo demás es silencio (2003)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio