anterior autor siguiente

        RECICLANDO

Cuando papá en un ataque de rabia mató al gato,
a mi gato Bartolo
porque metió la cola entre su caldo
y porque ya era viejo y no cazaba como debía ratones
y además era caro mantenerlo,
cuando papá borracho lo mató con sus manos,
hubo una gran algarabía en casa.
Vinieron todos, todos;
mi hermana dijo: guárdenme los ojos
para un par de zarcillos, y Martino,
nuestro vecino, se pidió las tripitas
—sirven para hacer cuerdas de violín—
y mi mamá, que al principio lloró, lloró conmigo,
quiso la piel
para ponerle cuello a su chaqueta,
y los bigotes
se los pidió mi hermano Eladio el que mecánico,
y los cojines de sus patas fueron
lindos alfileteros
para la bruja gorda que vive atrás del patio
y es modista.
Lo que sobró lo hirvieron con sal y con cebolla.
Se lo dieron a Luis, que duerme en nuestra calle,
pues también sirve el caldo de gato para el hambre.
Yo me pedí los huesos.
Uno a uno los muerdo delante del espejo de mi hermana
porque dijo mi abuela  
que al morder  el que toca se vuelve uno invisible.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Tretas del débil (2004)   siguiente anterior
II  
inglés English Translation from www.poetryinternationalweb.net
Voz: Introducción al poema por Piedad Bonnett Introducción al poema por Piedad Bonnett

Voz: Piedad Bonnett Voz: Piedad Bonnett

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio