anterior autor siguiente

        DESGARRADURA

Otra vez sales de mí, pequeño, mi sufriente.
Otra vez miras todo con mirada reciente,
y llenas tus pulmones con el aire gozoso.
Ya no lloras.
El mundo, de momento, no te duele.
Todo es tibio esta vez, caricia pura,
como una prolongada primavera.
Ignoras
mi útero vacío, mi sangrado.
Desconoces
que el grito de dolor de parturienta
va hacia adentro y se asfixia, sofocado,
para que no trastorne
el silencio que ronda por la casa
como una mosca azul resplandeciente.
Mis manos ya no pueden cobijarte.
Sólo decirte adiós como los días
en que al girar, ansioso, tu cabeza,
mi sonrisa se abría detrás de la ventana
para encender la tuya. Cuando todo
era sencillo transcurrir, no herida,
ni extraña expuesta, ni desgarradura.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Explicaciones no pedidas (2011)   siguiente anterior
Voz: Introducción al poema por Piedad Bonnett Introducción al poema por Piedad Bonnett

Voz: Piedad Bonnett Voz: Piedad Bonnett

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio