anterior autor siguiente

        LABERINTO

Condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.
Por la ventana abierta un olor errabundo
de vida, —¿y tú en que calle?—
un temblor en la luz,
el llanto de algún niño.
Y tus ojos cerrados,
o tus ojos abiertos como dos golondrinas,
y tu mano en el agua o tu mano en tu pelo
o tu mano en el aire con su triste blandura,
—¿y en qué calle tus pasos?—
y yo en sueños atada al hilo de tus sueños,
condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver De círculo y ceniza (1989)   siguiente anterior
LA BATALLA DE FUEGO  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio