anterior autor siguiente

        DEL REINO DE ESTE MUNDO

Hablo
de la muchacha que tiene el rostro desfigurado por el fuego
y los senos erguidos y dulces como dos ventanas con luz,
del niño ciego al que su madre le describe un color
                      inventando palabras,
del beso leporino jamás dado,
de las manos que no llegaron a saber que la llovizna es tibia
                      como el cuello de un pájaro,
del idiota que mira el ataúd donde será enterrado su padre.
Hablo de Dios, perfecto como un círculo, y todopoderoso y
                        justo y sabio.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Nadie en casa (1994)   siguiente anterior
EN CONSIDERACIÓN A LA ALEGRÍA  
inglés English Translation by Nicolás Suescún
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio