anterior autor siguiente

        REGRESO

Callan de pronto los abrazos
pues ya no sabe nadie qué decir,
tanto ha mordido el tiempo desde entonces.
Algo entorpece el aire, algo vacila entre la vieja silla
y el gesto de la mano.
y la sonrisa del recién llegado
es como el santo y seña de un hombre que ya ha muerto.

Hay, es verdad, una tarde fatigada de sol en la memoria,
y en el umbral de ayer
una madre doblando cada cosa,
doblando pena a pena con su casi sonrisa.
¿Pero quién dice nada, quién echa al mar las redes,
quién desata los cabos que ha ido atando el tiempo?

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Nadie en casa (1994)   siguiente anterior
EN CONSIDERACIÓN A LA ALEGRÍA  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio