anterior autor siguiente

        EN CONSIDERACIÓN A LA ALEGRÍA

A qué llorar, me digo,
todo estaba previsto
me muerdo las falanges
los asombros por qué
miro la luna
ajena y sola y sobria en su talante
si desde siempre
desde el nacer, desde el morir, y en cada hora
pacientemente crece el hilo, crece,
y también crece la baba del gusano y la piedra
atravesada aquí,
bebo y saludo
y soy cordial con mi vecino ciego
pues no son tiempos estos dados a patetismos,
ni es elegante
exhibir el dolor.

A qué llorar, me digo:
sería
inoportuno con la muchedumbre
que ríe afuera con su risa de siglos.

autógrafo

Piedad Bonnett


subir volver Nadie en casa (1994)   siguiente anterior
EN CONSIDERACIÓN A LA ALEGRÍA  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio