AMOC II

En mi sueño entró un malayo,
con rostro de hojarasca.
en mi corazón clavando un dardo,
dijo :
                        “éste es amoc”
impenetrable es la medianoche.
soy esta medianoche.
Las estrellas
                                son mis llagas,
la luna la garganta...
dame malayo
                                      la pócima,
para curar las llagas,
acallando el extraño
                                                            y penoso
plañido lunar.
Para amoc,
                        dijo el malayo,
no servirán las pócimas.
¿Cómo curar las heridas,
si son, las estrellas?
¿Cómo callar la voz,
si la luna, es tu garganta?
Lo sé viejo
                      no hables...
el solo de la luna en mi garganta,
en el oscuro badián,
el ave
me compone un canto,
recitativo:
                      amoc,
                                      amoc,
                                                    amoc.

Anfisa Osinnik



subir volver  Anfisa Osinnik   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Versión publicada en http://www.dreamers.com/cisne/textos/ossinik.html.