Resurrección de la lluvia

Llega y llega gentil domadora del agua,
abre tu flor descalza, despierta los cristales,
enciende los arrullos de beso en beso al piso.
Cae señora líquida, dama de velo húmedo,
luciérnaga de gotas y fuego emancipado.

Prende los digitales murmullos del invierno.
Despierta los cerrados párpados de las nubes.
Reparte los melódicos violines en caída.
Tu aire de latido con máscara de lágrima
es la nostalgia clara, el ruego del poeta
y el asilo de toda la mismísima tierra.

Yo te canto y te canto, espada de cristal,
refugio del mar tímido, hoja recién brotada.
En ti el amanecer es cubierto de plata
rayando desde el viento la habitación del aire.

Vuelve campana oscura, flor celeste, crisálida,
hija de los rosales en virtud de la estrella.
Entrégame en la boca el beso de tu canto
y dame gota a gota tu voz recién nacida.

Benjamín León



subir volver  Benjamín León  siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio