Declaración rítmica de amor

¿Qué tienen tus ojos, que en quietud sumergen,
como en lago azul, a quien te contempla?.

¿Qué tienen tus dientes, que en curva se mecen
dulce embocadura de una grata escena?.

El gesto sonriente, de amor sin espasmos,
tus pómulos curvos con gracia tornean.

Tus labios redondos, de rosado embrujo
que, a saciarse en mieles, con placer tanteas.

¿Qué tienen tus pelos de dorados tintes,
de indecible tacto y en cortas guedejas?.

Tu mórbido seno de recato ingente,
cual emblema airoso, que armónico ondea.

¿Qué tiene tu lengua, que acaricia amable
con su tono cálido de fragante estela?.

¿Qué tiene tu cuerpo, que en perfume inundas
y el placer cercano de añorar tu ausencia?.

¿Qué tienes tú, niña, que, al estar contigo,
el alma se goza y de azarosa tiembla?.

Te observo en cautela de alterar tu calma,
que te ruborices, y te sientas tensa

Ten por cierto, encanto, que el mirar tu rostro
con fruición paciente algún alma desea.

Y el gozo impalpable, de escuchar tus labios.
y el ansia imposible de sentirte cerca.

Francisco Croché de Acuña



subir volver  Tríptico de loas a la mujer distante   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio