Cuando él llega
yo siento algo grande,
algo inefable:

Siempre se acuesta.
Descansa.
Yo pienso que ha vuelto al vientre.

De no dormir,
sueña, gesticula, planea,
y le rinde homenaje
a los héroes de la tele
o los que ha inventado.

—Lo grande no se marcha—

Qué fácil fuera enturbiarle,
gota a gota, poco a poco,
la vida, sin tocarle.

A veces me delinea a su madre,
en el cuaderno,
junto a un perro,
o junto a mí.

Qué fácil fuera desgraciarle,
a ocultas,
el futuro, tocándole.

Qué sencillo fuera todo
y no lo notaría nadie.

Freddy López



subir volver  Versos sin agrupar. 1: Familiares   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio