SIN AVISO

Déjame decirte lo que escribí sobre  ti
en  los pliegos de mi mente;
 y que fue...

Casi al amanecer aun continuo
con este arduo manuscrito;
el sol,  me ha despertado del sueño
y mis dedos ya son raíces
en el pergamino de tu recuerdo.

Déjame decirte,
que la tinta usada
la he  robado de los ríos de tus venas
y no fue  suficiente para calmar
la sed voraz de mi corazón.

Déjame decirte,
que aun sigo soñando
en la miel de tus ojos;
la cual he bebido,
en tu boca de silencio

Déjame decirte,
al menos,
que sueño que sueñas conmigo.

Déjame decirte,
que me dejes,
al menos,
con ese sueño.

El Graso Grueso



subir volver  El Graso Grueso   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio