anterior autor siguiente

      MANOPLAS VERDES

A Fuensanta, que me las quiso comprar
aunque no pudo

De las manoplas verdes de aquella infancia,
aún guardo los recuerdos junto al fuego
y la mano desnuda sobre la esperanza.

Guarida de rencores y promesas robadas a las penas,
aún perdura en mí la esencia vacía de las palmas
de unas manos, que anhelan manoplas verdes,
pero que no pueden comprarlas.

Gustavo Adolfo Medina


subir volver Gustavo Adolfo Medina  siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio