LA MÁQUINA

Nos perseguimos
para matarnos.
Esperamos el momento oportuno
para el golpe por sorpresa
la emboscada definitiva.
En la práctica esta guerra
se reduce a una larga
continua vigilancia. Lo peor son las noches
afilando cuchillos.

José Daniel Espejo



subir volver  José Daniel Espejo   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio