PIENSO EN TI

Sobre la cresta de la ola
al movimiento incesante del viento,
en medio de un lago sediento,
y sobre el barco de mis sueños,
—pienso en Ti.

Mirando siempre hacia adelante,
dejando que el sol broncee mi cara
y el aire —un poco frío— despierte mi alma dormida,
refresque mis ilusiones pasadas, y avive la imaginación perdida.

¿Qué puedo añadir más?

Un paisaje fantasmal,
rodeada en mi embarcación
de montañas enormes que en eterno desafío
alcanzan con sus cabezas
—unas desnudas,
otras arboladas,
aún otras de canas blancas—,
a besar el cielo
a estar rodeadas de nubes en los valles,
a alcanzar el sol con los dedos,
mientras está aquí abajo lloviendo,
y si las miras sólo te originan respeto,
deseo de volar hacia ellas,
y, en la cumbre ya,
tocar el cielo con los dedos.

Todo me hace pensar,
río, lago y mar,
valle y alta montaña,
sol y nocturna oscuridad,
en la tierra nueva celestial
que está esperándome,
mostrándome ya ahora un pálido reflejo
de lo que espero alcanzar,
en el que ya no separará la mar,
ni arrogantes montañas se elevarán,
sino todo será paz, armonía, felicidad,
al caminar sobre el lago de cristal,
en el que un pequeño pez
vendrá a juguetear con mis pies,
y una brisa matinal
me despertará de este sueño fatal
para gritarme en alta voz:
«Alma, disfruta ya de libertad»,
Cristo, tu Redentor,
ha abierto para siempre ya
las puertas del paraíso terrenal.

María Dolores Ouro Agromartín



subir volver  María Dolores Ouro Agromartín  siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio