Bajando la pendiente de tu vida
Me encuentras, como fuente en el camino
Para abrevar la sed que no se olvida.

Ascendiendo la cuesta de mi sino
Te encuentro, como fruta ya madura
Que se degusta igual que añejo vino.

Tu semblante conserva la dulzura
De un alma joven, aunque tus facciones
De la vejez presagian la amargura.

Mi semblante ha perdido, por pasiones
Que no ha vivido, la ilusión de ser
La ilusión de otro ser, que tú repones
Cada vez que te acercas a beber.

Miguel Barciela



subir volver  Miguel Barciela   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio