SIN PALABRAS

Entonces fueron, se entregaron a los sueños:
cavaron tumbas, enterraron las palabras
después de quemarlas a fuego lento
en la hoguera del desprecio,
codo a codo en su cansancio,
transformaron su vida en amargo silencio.

Y en la sombra del olvido,
el hombre y la luna fueron testigos,
recogieron una a una su sonido del dormido destino
en el frío espacio del descuido,
letra a letra fue borrada,
cambiaron su presencia en dispersos ríos.

Ahora fueron, se entregaron a la soledad:
cavaron días, enterraron las horas,
después de perderlas sin fiesta y sin sentido,
en el hastío de su invierno oscuro,
sombra a sombra de sus figuras,
bebieron su retiro en amargo navío.

Ricardo Serna G.



subir volver  Espejos   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio