A GABRIELA MISTRAL

Te llamas Rosa y yo Esperanza;
pero tu nombre olvidarás,
porque seremos una danza
en la colina, y nada más...

Gabriela Mistral

         I

En una ola de inquietud,
la expiración nos alcanza.
El cielo es una esperanza,
y la tierra la quietud.
¡Halle el alma plenitud!.

Nadie puede comprar vida.
En la tierra no se anida.
Ni el rico lleva riqueza,
ni el pobre lleva pobreza.
¡No hay llegada sin partida!.

         II

¡No hay partida sin llegada!.
Llegar sin herida alguna,
a los labios de la luna,
y descubrir todo y nada,
¡sentir el sol sin espada!.

Dejar atrás el dolor,
amar  tan solo el amor,
¡qué ya no existe la cruz!,
pues el amor es la luz,
¡en eterna vida en flor!

Víctor Corcoba Herrero



subir volver  Víctor Corcoba Herrero  siguiente  anterior
enlace DAME LA MANO * Gabriela Mistral
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio