anterior autor siguiente

            LIQUEN 18

Quiso doblar sus paños
carbón el alba
y descubrió en sus pliegues
seis velas blancas.
Seis velas blancas
que doblaron la esquina
de la mañana.

Mar adelante vienen
jugando a guirgo
y descosiendo espumas
de nuevo ritmo.
Llegan de lejos
para escupir sus anclas
dentro del puerto.

Sobre la mar risueña
vienen confiadas,
mas de pronto las quillas
se sobresaltan:
dejando la emboscada
del malecón
las sorprendió un lanzado
remolcador.

Cui. . . iii... ii.. i. ir
(dando en el blanco)
go, corta la montaña
desde un barranco.

Y luego el uso airoso
de perfil negro,
un racimo de velas
tranca en el puerto.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Líquenes (1928)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio