anterior autor siguiente

            LIQUEN 42

Sin la esquina redonda del codaste
ni el abanico marcador de rumbos,
con soltura de un alga desprendida,
su perforar de vientres entreteje
las nieves del cordel de las distancias.

Espuela para ijares sumergidos
retorciendo sus puntos cardinales
en la conciencia húmeda del agua.

Escolta de la estrella giratoria,
una banda de pájaros de sal
quiere construir nidos
en el voltijear de las enaguas.

La estrella de los dedos retorcidos
es la sonrisa del muñón del agua.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Líquenes (1928)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio