anterior autor siguiente

            LIQUEN 54

La sirena del barco holandés
desinfló el caracol de una escalera.
Babel de vientos marinos,
su tuerca:
nadir en el agua
y zenit en la luna nueva.
Cuando el ojo del aire herido
se ennegrezca,
vendrán por el pasamano
a bañarse las estrellas.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Líquenes (1928)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio