anterior autor siguiente

                    2

Fugado de algún témpano de hielo
desniveló silencios
y lejanías de aguas.
Avalancha sin meta,
todo el ámbito es cuerpo —cuerpo tuyo—,
sin recordar talón de frío y hielo.
Soltándote y queriéndote asirte,
violas trenes y velas.
Y te trasmites, sin destino,
ignorándote, telegrama demente,
saltando a piola cordilleras vivas,
hasta caer —rendidos los tendones—
en el parado techo de los mares.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio