anterior autor siguiente

                    3

¿Por qué cristales fríos
miró el viento aquel sueño?
Estaban cerradas las vidrieras,
el tic tac del reloj,
los góticos cardones
y las
sin pesadillas islas de sal.
Era imposible el enhebrar un soplo
para un blanco espionaje.
Y sin embargo
—oh viento informe ayer—
ordenas tus espejos transeúntes
en el curvo recuerdo
—cultura ya naciente en los aviones—
de unos robados senos entrevistos.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio