anterior autor siguiente

                    6

Movió la estrella su testuz.
Duro cristal en marcha
nutrió la lejanía. Aluvión
invisible —sueño de espacio entero—.
Y anduvo —envidia de caballos de caña—,
coronel desbocado.
Mas no se supo su sinfín preciso.
De no se sabe dónde, retorna,
lebrel envejecido.
Se aprieta a mi balcón y se lamina
su senectud de joven marinero.

Se arquea, salta, aúlla,
desvelado.
Y le apago la luz para que duerma.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio