anterior autor siguiente

                    7

Espuela de la prisa,
se olvidó de los puntos cardinales.
Siempre, timón de altura,
almirante de siglos y de nubes.
Y has de morir con los patines puestos
sin más testigos que tus propios brazos.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio