anterior autor siguiente

                    12

Ni las geometrías estiradas.
Ni los parques que llueven sus niveles
junto a la voluntad de las escarchas.
Ni las calles sin número ni nombres.
Nada es en ti perenne: sólo un juego
de abecedarios de mortales saltos
con tus arquitecturas oscilantes.
Y al entrar por los ojos de los puentes,
truecas tus fugitivas construcciones
en un agravio de cristales rotos.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio