anterior autor siguiente

                    13

Poco a poco me iba suprimiendo
el calor de las manós. Y las venas,
en un lleno de mármoles y agujas,
apagaron los dulces ademanes.
Sólo un resto salvado del naufragio:
dos guijarros de luna
que alargaron mis brazos hasta el suelo
sollozando mudeces, y en espera
de las hurtadas savias que hagan mías
estas manos que ahora desconozco.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio