anterior autor siguiente

                    14

No lo saben tus selvas de trapecios.
Ni tus juegos de fuerzas que transportan
un sistema arterial de radiogramas.
Ni tus nortes, tus sures, tus oestes.
Pero la mar y yo bien lo sabemos.
Eras —sí que lo eras— con los mandos
a la deriva, un salinar fundido
que matabas de celos las gaviotas
encabritando ráfagas vivientes.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio