anterior autor siguiente

                    18

Creyéndote perdido, te buscabas.
Inestables patrullas de huracanes
registraban los llantos de los niños,
los sótanos del agua y de la noche,
entre gritos de faros y sextantes.
Y corrían contigo y tú con ellos.
Y se iban sin irse. Y sus retornos
clavaban en tus lúcidas solapas
la risa circular de los molinos.
Y tú, fuera de ti, sin conocerte,
a cuesta con tus vahos de diamante
por tus pendientes de montaña rusa.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Transparencias fugadas (1934)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio