anterior autor siguiente

        ORÍGENES

Un circuito de bocas
hizo brotar la chispa
en el aire moreno.
¡Oh, qué beso incendiado!
Frenéticas, las llamas,
de pie sobre sí mismas,
ascendían al rostro de la altura.
Despavoridos cielos
huían con sus lágrimas a cuestas
y huracanes de días y de noches
extraviaron sus arpas.

Tú nada sabes, isla, casco
de ángel caído, en rebelión ayer,
hoy confinado monólogo de roca
en este vivir nuevo
de mar, y cielo, y soledad despierta.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La rodilla en el agua (1934-1935)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio