anterior autor siguiente

        ¡CUIDADO!

No, al cielo, no; mira a los mares.
Ni a los mares tampoco, no, tampoco.
Lastra tus piedras hondo; Que no puedan
intuir la emergencia de los vuelos,
de subir y bajar. Que nunca aprendan
a conjugar los verbos trashumantes.
Apagado el otoño y sus señales,
—ya dura almendra, ya callada nieve—
el pico bajo el ala de tus rocas,
sé más pesada aún que tu destino.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La rodilla en el agua (1934-1935)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio