anterior autor siguiente

        HABLA UN ALBORNOZ A RAYAS

Si el amor se adelanta por las selvas
se hacen sombra los días
de los palacios que dora.
Las noches pueden ser de piedra
cuando mis pliegues levantan oraciones marinas.
Mi soledad colgada entre puñales
evocan los pasos de las aceras.
Por las voces
no podrá nunca medirse la altura del sol
ya que los estanques tienen frío de siglos.
La jeringa de un morfinómano
y un trozo de vidrio camorrista
son mis antienemigos de la infancia
que ven como yo dentro de una campana
sus movimientos de arena insegura.
Pienso que bajo el mar hay tres estaciones
donde las algas de tres colores bordaron mi cuerpo
y que las islas marcharían a la deriva
si las velas les prestasen los recuerdos.
Los niños me sugieren la pregunta
de por qué sus voces no rayan los diamantes.
El pájaro del sueño creo se posaría
en el árbol de la hélice de una paloma mensajera.
Sólo cuando tengo granos de sal en los bolsillos
es posible
que la angustia se transforme en murciélago.
Y únicamente haría propaganda política
si quisiera ahorcarme de una sirena.
Yo bien sé que una boca
tiene familia en la hoja de un laurel
siempre que sus antepasados hayan tenido lunares.
Nadie sabe que las puertas son más misteriosas
cuando estando abiertas de par en par
salgo por ellas de puntillas.
Antes de estar los escaparates vacíos
creía en la resurrección de los muertos.
El día del mes más idóneo para ver un navío
es aquel en que siento ganas de andar al revés.
Tampoco sabe nadie que cuando en otoño
caen las hojas
sobre una careta prendida de un hilo telegráfico
es cuando una ecuación algebraica
tiene soluciones en el polo
y fallan los cálculos
de posibilidades de las fases de los cometas.
Si un adoquín se enamora de un camino
pienso que todo el mundo anda descalzo.
Para terminar confesaré
que me gustaría vivir en un cañaveral
siempre que fuese un guante de goma.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Dársena con despertadores (1936)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio