anterior autor siguiente

        GRANITOS DE ARENA

                        XXI

Con empaque de hidalgo que bosteza
en la panda llanura del hastío,
el paso somnoliento del camello,
tic tac de un desgarbado fatalismo,
va midiendo las horas que se cuajan
en el reloj de arena del camino.
Lleva en sus ojos una estrella ciega
y en la giba la duna del fastidio,
y un sobrio campaneo indiferente
de badajo en el cuello del destino.
Rumiando de la sed la enjuta aulaga
que crece en el picacho de sí mismo,
más que el vivo esqueleto de una hoguera
es la torre truncada del castillo
que levantan los aires de la arena
en su juego de naipes amarillos.
Y eres un rey de espadas mendicante
sin la espada pendiente de tu cinto.
Un hidalgo arruinado que bosteza
en la panda llanura del hastío.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La arena y la intimidad (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio