anterior autor siguiente

        GRANITOS DE ARENA

                        XXXI

Como minutos, sí, como minutos.
Como latidos, sí, como latidos,
tus granos —no, no son tus granos, no—
pretenden adentrarse en mi recinto
de venas, de ilusiones, de bengalas,
para hacerse un juguete con mi ritmo.
Y te siento llegar desde muy lejos,
descalzo, polvoriento peregrino,
afilando tus besos de paloma
contra la rueda de tu fatalismo,
y esperarme después, acurrucado
de mis islas ausentes en el quicio,
para saltar sobre mis claras selvas,
y secar el arrullo de mis nidos,
y derretir su frente de esmeralda,
y beberte las aguas de mis ríos.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La arena y la intimidad (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio