anterior autor siguiente

        GRANITOS DE ARENA

                        XLIV

Golpeas de tal modo mi horizonte
que me amellas los filos de la vida.
Me persiguen tus dardos insistentes,
de tu arena me acosan las jaurías.
Y no hay en mí refugio ni morada
que a tu inquietud de azogue se resista.
Todo el yo me descubre tu presencia
sin perdonar cairel, fleco ni guija.
Revuelves la madeja del lamento,
el estuche que guarda las caricias,
la cola de cristal de mis sirenas,
la yedra y los lagartos de mis ruinas,
los zodíacos de signos familiares
y el contorno silbado de mis islas.
Todo me desordenas y recorres
en tu afán de encontrarte las orillas.
Y me cambias a veces una arteria
dejando en su lugar una gumía.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La arena y la intimidad (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio