anterior autor siguiente

        GRANITOS DE ARENA

                        XLIX

Por cruzar tus flamígeros cilicios
mis pájaros del alba ya están ciegos;
son un canto de arena, son los granos
que cubren la extensión de mi desierto.
Tan hondo me has calado sin sentirte
que a la voz de tu sed responde mi eco,
y son tuyas mis cámaras vitales
y tuyos son los bordes del lamento.
Nada resta de mí. Tus pedernales
tomaron posesión de mis viñedos,
y con tu angustia y con la mía al hombro
multiplico por ti mi desaliento.
Te has ensanchado, sí, te has ensanchado.
por los bosques y mares de mi anhelo.
Y llegan tus orillas por mis lares
más allá del nacer del pensamiento.
Te has ensanchado, sí, te has ensanchado
al dilatar mi llanto tu desierto.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver La arena y la intimidad (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio