anterior autor siguiente

                        I

Por largos corredores extasiados,
por abiertos silencios y escaleras
de caracol girando sin destino,
doy con la frente de aire de la ausencia
en el dormido rostro de un espejo.
Se destensa el cristal viendo mis sienes
y equilibra, en su fondo, agua que piensa
en la azogada infancia de los ríos.
Y su amarra soltando transparente,
en baja voz, con húmeda palabra,
desangrado de todo movimiento,
más objetivo que una corza herida,
transcurre por los ojos de mis puentes
como la vena líquida del tiempo.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hombros de ausencia (1942-1944)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio