anterior autor siguiente

                        XVI

He puesto mi silencio a medianoche
y en el balcón a refrescar las sienes.
Apagué las nostalgias, las ideas,
los últimos visillos interiores.
Todo quedó cerrado: mi alta vena
con que salta a la comba la alegría,
la cenital vidriera de los mares,
los sótanos del llanto y la penumbra,
la porcelana ausente del recuerdo.
No se oía ni el eco de la sombra.
Tan sólo conservaba su albedrío
el seno flotador de la dulzura.
Y ahora, en el capullo del reposo,
un frígido reborde se soslaya
a flor de nieve, a lontanar de ausencia
como si la cantera de la noche
la vetease el mármol de una voz.

17 de julio de 1942

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hombros de ausencia (1942-1944)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio