anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

ALONDRA DEL GRILLO TELEGRAFISTA

Puestos los auriculares,
emitiendo hechicerías,
se pasó toda la noche
un grillo telegrafista.
Con su morse de «cricrís»
radiaba lunas perdidas,
catástrofes de relojes
y cósmicas pesadillas.
Cogió radios y más radios
de estaciones submarinas,
de oasis de los desiertos
y estrellas a la deriva.
Dos caracoles de mar,
para hacer una tortilla,
pidieron que les llevasen
un paquete de sal fina.
Una palma del Sahara
llamaba a la policía
porque dos monos salvajes
las támaras le comían.
Un cometa de quince años
solicitó una escofina
para limarse las luces
de sus blancas zapatillas.
La noche se desangraba
cruzada por mil espinas.
Después le dio por coger
redondos sueños de isla,
alisios de libertades
y vuelos de golondrina.
Resentiase la sombra
de que un ecuador de pinzas
le clavara en la cintura
dientes de relojería.
Su primavera de arpones
incendiaba banderillas
en el toro desmandado
que del insomnio surgía.
La sombra se lamentaba,
pero el grillo proseguía
radiando los puntos muertos
de oscuras geometrías.
Hasta que por la mañana,
muy cerca de la cocina,
se calló, negro de sueño,
el grillo telegrafista.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir   poema aleatorio   Día de alondras (1951)   siguiente / next   anterior / previous
7 ALONDRAS EN LA ALCOBA