anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

ALONDRA DEL CABALLITO DE CIRCO

A Juan Rodríguez Doreste

Al dar la tercera vuelta
se puso el caballo enfermo.
Luces de angustia temblaban
los azabaches del pelo.
De los ojos de la niña
saltó el payaso del miedo
y se quedó enharinado
de expectación y silencio.
Continentes de agonía
relinchaban por el suelo
y el aire azuzaba vidrios
en los espumosos belfos.
Grupas heridas de llanto
se charolaban de duelo
y de su cola rizada
cortó la nieve un recuerdo.
Ya los terrones de azúcar
eran espuelas de acero.
Por los ojos del caballo
volaban pájaros negros.
A la gentil domadora
—juventud de terciopelo—
se le rompieron los lazos
que aprisionaban sus nervios
y del corpiño de seda
se le escaparon los senos.
Y en los ojos del caballo,
circos de nácares negros,
los dos senos de la niña
fueron punzones de hielo.
Los vio el caballo caer,
islas de nieve y silencio,
como dos piedras de luna
en dos fríos agujeros.
La domadora más nunca
volvió a encontrarse los pechos:
en los ojos del caballo
subieron firmes al cielo.

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir   poema aleatorio   Día de alondras (1951)   siguiente / next   anterior / previous
7 ALONDRAS EN LA CIUDAD