anterior autor siguiente

        NOCHE DE MUERTE

a Ventura Doreste

Dicen que son el cielo
y sólo vemos
nidos al revés.

Dicen que son la luz
y son ríos revueltos
donde la sombra habita.

Dicen que quieren salvarte
y te vuelven la espalda
o encogen de silencio.

Dicen, diciendo, están
que son el tiempo joven,
emisarios del porvenir.

Pero son los robots,
los robots sin entrañas,
esos que ya escribieron
en el fondo del corazón y los caminos:
«Amar la libertad es peligro de muerte».

autógrafo

Pedro García Cabrera


subir volver Hora punta del hombre (1970)   siguiente anterior
LOS ROBOTS DAN LA CARA
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio